Breve recorrido por el fútbol femenil

, , Leave a comment

El fútbol es uno de los deportes más antiguos de la historia, su origen se remonta a los juegos de pelota practicados en diferentes culturas. Fue hasta 1863 que se profesionalizó el juego con la creación de la Football Association, primer organismo en establecer un reglamento para la práctica del deporte. Desde su comienzo, el fútbol se asocia con lo masculino, es un deporte en el que la virilidad se confirma a través de la competencia y ejercicio físico. Las mujeres no entran dentro de este espacio predominado por hombres. ¿Qué es lo que tuvo que pasar para que las mujeres poco a poco se abrieran camino en el fútbol?

Según la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), el primer encuentro oficial entre mujeres se dio en 1895. El terreno de juego del Crouch End Athletic, en Londres, recibió al North y South, donde el primero se llevó la victoria por un marcador de 7 a 1. La prensa destacó la participación de Graham, portera del North, y de Nettie Honeyball, quien fundó el British Ladies Football Club.

“Solo puedo decir que la impresión que dejó en mi mente el partido de esta tarde es que el espectáculo fue muy bonito. No hay nada desagradable en que una mujer golpee un balón”, escribió la reportera de The Guardian, quién firmó su nota como “mujer reportera”. Una prueba más de la exclusividad que tenían los hombres para entrar a los espacios. El periódico de Manchester se sumó a la aceptación de la mujer como futbolista diciendo que no había razón para apartarlas de este deporte, que su práctica era una saludable forma de ocio.

Sin embargo, los estereotipos de género relucieron cuando el Bristol Mercury y el Daily Post condenaron la participación de las mujeres en el juego de pelota. “No saben y nunca sabrán jugar al fútbol como hay que jugar”, sentenció el primero. “Nos alegramos de que las mujeres no puedan jugar al fútbol. Aunque sean capaces jugar, es un juego inadecuado para su sexo”, esta crítica puso de manifiesto que la lucha tenía que ser grande para que fuera permitida la inclusión de las mujeres al fútbol. Este tipo de comentarios son los precursores de la innumerable cantidad de opiniones que reniegan la práctica femenil de este deporte.

La Primera Guerra Mundial representa el primer empujón para que las mujeres comenzarán a apropiarse del espacio laboral y deportivo. La mano de obra femenina fue primordial para que las fábricas siguieran en funcionamiento. La admisión de la mujer a la fuerza laboral le permitió ser parte de los equipos deportivos que poseían estos lugares de trabajo. Las mujeres fueron la principal fuerza laboral, por ellas se pudo costear los gastos que implicaba la guerra.

 

Caso de The Dick, Kerr Ladies

Fuente: Wikipedia

A inicios del siglo XX, en Preston, Inglaterra, William Bruce Dick y John Kerr crearon la firma Dick, Kerr & Co para la fabricación de tranvías y equipo eléctrico. Durante la guerra se dedicaron a la producción de municiones, aunado a esto se formó el equipo The Dick, Kerr Ladies con el objetivo de recaudar fondos para los soldados heridos que eran atendidos en el hospital militar de la ciudad.

El reclutamiento de mujeres fue muy grande. Algunas de ellas estuvieron expuestas a condiciones de trabajo deficientes, laboraban con uso de sustancias químicas tóxicas y maquinaria pesada, además la jornada era muy larga. La producción comenzó a disminuir y una de las medidas que tomó el gobierno fue la de promover las actividades deportivas. La mayoría de las fábricas de Reino Unido que se dedicaban a la producción de materiales de guerra tenían un equipo de fútbol femenino. En la fábrica de Dick, Kerr & Co se disputó un juego entre el equipo femenil y varonil, en donde las mujeres se llevaron la primer victoria de muchas. Y así, el equipo comenzaría una serie de enfrentamientos contra los equipos del país.

En la navidad de 1917, tras un partido que ganó Dick por marcador de 4 a 0, con una multitud de alrededor de 10 mil personas, el Daily Post aseguró que “su trabajo avanzado, de hecho, a menudo fue sorprendentemente bueno, una o dos de las damas que demostraron un control del balón bastante admirable”. El equipo alcanzó fama, nadie podía abatirlas. A pesar de la gran popularidad y dinero que estaban generando las mujeres, la Asociación de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés) no reconoció el avance del fútbol femenino. El 5 de diciembre de 1921, el organismo prohibió a las mujeres la práctica de este deporte en los terrenos de la liga que representaban. “Se han presentado quejas sobre el fútbol jugado por mujeres, el Consejo se siente impulsado a expresar su firme opinión de que el fútbol es bastante inadecuado para las mujeres (…) “. Esta prohibición terminaría en 1969, gracias a la lucha feminista. En ese año se creó la rama femenina de fútbol de la FA.

Y es así como daría comienzo la consolidación actual del fútbol femenil.

 

¿Y en México cuándo?

En nuestro país, la percepción de la práctica de este deporte se centra en lo masculino, por esto las mujeres interesadas por el fútbol son transgresoras de la realidad social imperante. Los primeros pasos del fútbol femenil en México se remontan a noviembre de 1969, fecha en la que se inauguró el primer torneo femenil en la Ciudad de México; la Liga Americana contó con 16 equipos deportivos, 6 de ellos de provenientes de diferentes estados de la República. Meses más tarde, en abril de 1970, la Asociación Mexicana de Fútbol Femenil (AMFF) es invitada a participar en la ‘Coppa del Mondo’, evento organizado por la Federación Internacional Europea de Futbol Femenil (FIEFF) que se realizaría en Italia.

Esta primera participación en un torneo internacional fue una aventura no planeada. Viajaron con lo justo. Uniformes donados. Alimentos patrocinados por las federaciones europeas. A pesar de eso, la actuación del similar mexicano dejó asombro en la esfera internacional. Le ganó a Austria por marcador de 9 a 0, perdió ante Italia 2-1 y consiguió adjudicarse el tercer lugar del torneo tras ganar por 3-2 a Inglaterra. La selección mexicana cautivó a los organizadores y nominaron al país como próxima sede del encuentro mundial femenil.

Para 1971 la Federación Méxicana de Fútbol Femenil (FMFF) contaba con 26 equipos afiliados a la Federación, y alrededor de mil escuadras en todo el país. El mundial se conformó por 6 selectivos nacionales: Argentina, Dinamarca, Francia, Inglaterra, Italia y México. En este campeonato, México llegó hasta la final pero perdió ante Dinamarca. La difusión de este evento llegó a todos lados, sin embargo, el avance del fútbol femenil se frenó. El apoyó quedó parado. Se volvió a hacer a un lado a los equipos deportivos constituidos por mujeres.

Fuente: Eltricolor.com.mx

Así pasó el tiempo hasta que en 1999, la Selección Nacional Mexicana participó por primera vez en un campeonato mundial oficial. Jugadoras como Maribel Domínguez, Charlyn Corral, Pamela Tajonar, etc. abrieron la puerta a nuevos talentos. Gracias a ellas la difusión de este deporte provocó que el año pasado se instaurara la primera liga de fútbol femenil en nuestro país.

Hace casi un año, Daniela Espinosa, jugadora del Club América, se convirtió en la primera anotadora de torneo oficial en la historia de este deporte dentro de la rama femenil en México. Y Chivas se consolidó como el primer equipo en alzar el título al derrotar a Pachuca por marcador de 3-2.

El paso de este primer torneo dejó en el aire muchos temas sobre la desigualdad visible entre la liga femenil y varonil.

 

Retos del fútbol femenil en México

* Elaboración propia

A pesar de haber dado un paso grande en el desarrollo del fútbol femenil con la creación de la primera liga oficial de fútbol, aún quedan muchas cosas por discutir para que la profesionalización de las mujeres como futbolistas realmente sea un parteaguas en la historia. La falta de regulación en los contratos laborales es un síntoma de la brecha de equidad de género que hay en el país, a esto se le añade la diferencia salarial existente. Si se hace una comparación con la remuneración obtenida por los hombres que se dedican al fútbol, la diferencia será enorme. El contraste aún es alarmante, las mujeres están a años luz de contar con las mismas oportunidades y beneficios que tienen los futbolistas que militan en la Liga MX.

Para profundizar en los aspectos generales del fútbol femenil en México, hablamos con María Eugenia Pérez, coordinadora de la Liga MX Femenil en Monterrey. Ella inició su travesía por el fútbol cuando fue invitada a participar en el equipo de su carrera (Derecho), fue miembro de Borreguitas Tec, participó en torneos de la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (Conadeip) y en el 2002 recibió un llamado de la Selección Nacional Mexicana.

“En casa siempre tuve el apoyo, aunque la gente se extrañaba. Mis compañeros se extrañaban, ‘¿cómo que estás jugando fútbol?’ Digamos que no eran trabas pero sí era muy criticado”, menciona.

Los estereotipos de género se relacionan con esta extrañeza o crítica porque la costumbre dicta que sólo los hombres poseen el gen para practicar este deporte.

“Las trabas eran que no había interés de apoyar con uniformes y con material. Y bueno, los viajes también generaban un gasto, entonces no era importante porque obviamente nadie pensaba que fuera a prosperar o que fuéramos a traer medallas y trofeos”, sin embargo, después de esta época el despegue iniciaría, comenta.

En la pasada final femenil disputada entre Tigres y Monterrey se rompieron récords de asistencia. El BBVA Bancomer reunió a más de 50 mil aficionados con lo que lideró el Top Mundial de Asistencia a nivel de clubes profesionales.

“Los resultados se ven a la vista. Acaba de cumplir un año liga y ahora sí que es impresionantemente grande el crecimiento, es exponencial para el país. Es un mensaje hacia el mundo de que México está listo para competir en un gran nivel, esto incluye también el campeonato que acaba de ganar la sub-20 y que se va al Mundial, que es noviembre”, afirma.

María Eugenia explica que anteriormente las jugadoras tenían que migrar al extranjero para poder poner a prueba su talento. Con el establecimiento de la liga hay una mayor apreciación del talento, ya que cualquiera se puede medir para formar parte de esta profesión.

La cuestión de los salarios es una de las más comentadas porque es más un apoyo económico que un sueldo, esto confirma la discriminación que se ve reflejada en los contratos.  Actualmente, la Liga no cuenta con patrocinios, entonces las futbolistas no perciben ingresos de esa fuente.

“Yo creo que a la vista salta que faltan muchas cosas por hacer. Ha crecido demasiado rápido, entonces la liga definitivamente va a trabajar sobre eso”, explica María Eugenia.

 

 

Leave a Reply