El humanitario negocio de vender tu cuerpo para la ciencia

, , Leave a comment

¿Hasta donde es capaz de llegar un periodista por conseguir información?. Muchos periodistas están dispuestos a lo que sea. Como fue el caso de Leonardo Faccio. Puso su cuerpo en prueba y se sometió a una investigación clínica, sin saber que iba a pasar con él solo para poder narrar cómo es el procedimiento de estas investigaciones y por qué las personas aceptan que les realicen estas pruebas.

 

Informó, que los individuos que se someten a estos estudios clínicos es porque  necesitan el dinero con urgencia, no tienen empleo, son inmigrantes ilegales, ó universitarios. Sin embargo, esperan que su vida sea mejor por el pago que obtendrán, pero a veces ese no es el caso. Ya que, un medicamento a prueba no tiene por qué necesariamente mejorar la salud ni alargar la vida. Comenta, que en un estudio de la revista Nature Biotechnology comprobaron que ocho de cada diez medicinas fracasan al ser experimentadas en humanos por primera vez. Pero no te advierten que la palabra “fracaso” significa que el ser humano puede quedar afectada de por vida o en el peor de los casos morir.

 

Faccio, por recibir la información se sometió como un conejillo de Indias, convirtiendo esto en periodismo de investigación. Sin su narración no se tendría el mismo testimonio tan valioso. Asimismo, sabe respaldar su investigación con datos científicos, experiencias de otros sujetos, cifras y números. Además, nos ayuda a comprender con más claridad el mundo de la investigación, por lo que tienen que realizar las personas y saber de primera mano que se siente.

 

Leave a Reply