Ilusiones y redes sociales

, , Leave a comment

Por Ana Paulina Cantú

Este trabajo de investigación se centra en analizar algunos aspectos del comportamiento de las personas en las redes sociales y cómo estas a su vez se convierten en una plataforma para los influencers. Es importante mencionar que este trabajo no tiene un carácter científico, sin embargo, los resultados obtenidos por medio de una encuesta, dos entrevistas e investigación de otras fuentes, podrían ser el punto de partida para más cuestionamientos sobre el tema.

Ahora bien, lo que se propone en esta investigación es que las redes sociales deberían de ser un espacio importante para el análisis y la reflexión, ya que revelan más de la naturaleza humana de lo que estamos dispuestos a reconocer. Es cierto que las redes sociales se sustentan en tecnología avanzada que, año con año, busca nuevas formas de innovarse. Sin embargo, existe un elemento humano que las alimenta y las sostiene: la ilusión.

De acuerdo con un artículo de The New York Times (Turkle, 2012), nos sentimos cada vez más atraídos a tecnologías y redes sociales que nos crean la ilusión de estar acompañados pero sin las exigencias de una relación en la vida real. Esto es porque, según Turkle (2012), estas plataformas han creado tres importantes fantasías que nos mantienen adictos a ellas: que siempre vamos a ser escuchados, que podemos canalizar nuestra atención hacia donde nosotros queramos y que nunca tenemos que estar solos.

Sin embargo, estas fantasías son efímeras y esconden realidades muy duras. Una de ellas es el fenómeno de fear of missing out (FOMO), sobre el cual se hizo una investigación que reveló que estar constantemente conectado a las redes sociales y disponible para ver lo que otros están haciendo puede ocasionar sentimientos de insatisfacción, ansiedad y de no-merecimiento (Abel, Buff, Burr, 2016). De acuerdo con este mismo estudio, las personas generalmente tienden a sentirse más ansiosas, irritables, inadecuadas y a tener una baja auto-estima temporal después de estar conectadas a las redes sociales.

¿Cómo entonces los seres humanos somos adictos a algo que nos alimenta fantasías muy placenteras pero que a la vez nos despierta sentimientos profundamente negativos? La realidad es que descifrar el por qué de este patrón o comportamiento cíclico no es el punto de esta investigación, sin embargo, sí es importante meditar sobre ello. Además, este cuestionamiento nos revela muchos aspectos sobre el comportamiento humano en las redes sociales. Uno de ellos es la falta de discernimiento que tenemos las personas entre una conexión y un vínculo. Aunado a esto, es darse cuenta que, por más que lo deseemos, una conexión total e instantánea jamás nos brindarán un bienestar pleno (Marche, 2012).

Con esto, se puede comprender que, en apariencia, nuestra realidad virtual es perfecta, y sin embargo para que se mantenga perfecta necesita de un refuerzo constante, de lo contrario, se derrumbaría. No obstante, las ilusiones que sostienen a las redes sociales son muy difíciles de eliminar, conocimiento que surgió a partir de una encuesta realizada a personas entre 18 y 24 años de edad. La encuesta se diseñó con el fin de obtener las percepciones de las personas sobre las redes sociales. La encuesta fue contestada por un total de 72 personas.

Las respuestas obtenidas de la encuesta fueron congruentes con lo investigado. Por ejemplo, cuando se les preguntó a los encuestados sobre los sentimientos que les ocasionaba recibir más retroalimentaciones positivas de lo esperado por contenido publicado, las respuestas hablaban sobre aprobación, alegría, orgullo y hasta amor. También, un 25% de los encuestados admitió haber eliminado contenido después de que obtuvieran menos retroalimentaciones positivas de lo esperado.

Sin embargo, una de las respuestas más sorprendentes tiene que ver con otra de las ilusiones muy presentes en las redes sociales: que la personalidad de una persona se ve reflejada en sus redes sociales. De acuerdo con la encuesta diseñada para esta investigación, el 75% de los encuestados cree que la personalidad de una persona de alguna manera se refleja en sus redes sociales.

Pregunta #4 de la encuesta titulada “Redes Sociales”. Realizada por Ana Paulina Cantú

Este resultado es interesante si se considera que lo que realmente hace uno al presentarse en las redes sociales es crear, o fabricar, una imagen de sí mismo. Es decir, la persona que uno presenta en las redes sociales nunca podrá ser la persona verdadera, ni siquiera se podría hablar de un reflejo de la personalidad porque son características seleccionadas que juegan a ser la totalidad de la persona.

Esto está ligado a un concepto llamado el “falso yo”, el cual se refiere a un “yo” que ha sido construido por las percepciones de los demás, por los roles exigidos a esa persona por la sociedad, (Dayton, 2009). El “falso yo” de cualquier persona se crea mucho antes de su interacción con las redes sociales, y sin embargo, esta dinámica es ciertamente una extensión del “falso yo”. Siguiendo esta lógica, las redes sociales alimentan al “falso yo”, mientras que el verdadero yo se pierde cada vez más en la consciencia, o más bien inconsciencia, de las personas. Entonces, de acuerdo a este análisis, la dinámica en las redes sociales se manifiesta como una interacción de “falsos yos”, lo que nos lleva a hablar sobre los influencers en las redes sociales.

Los influencers son personas que por tener ciertas cualidades se posicionan en algún medio digital y tienen un número considerable de seguidores. Si bien es cierto que existe una gran variedad de influencers, los seleccionados para esta investigación comparten muchas similitudes y muestran elementos del “falso yo”.

Para empezar, ambas personas publican contenido de tipo motivacional, es decir, comparten reflexiones que denotan una visión positiva sobre la vida. Lo interesante es que ninguno de los dos influencers tiene una formación en psicología, o para el caso en autoayuda, lo cual pudiera legitimar su contenido. Más interesante aún es ver que su legitimidad recae en la personalidad que presentan en su contenido y los seguidores que se adhieren a ella.

Al preguntarles sobre la personalidad que presentan en sus respectivas redes sociales, ambos comentaron que ellos se presentan tal como son. Sin embargo, la percepción que ellos tienen sobre su autenticidad entra en conflicto con el concepto del “falso yo”. Para esto, es importante entender que en estos dos casos específicos, ambas personas fueron motivadas a ser líderes de opinión. Es decir, la misma sociedad les otorgó el rol de líder de opinión, el cual ambos han asumido y han alineado con su propósito y sentido de vida.

Por esta misma razón, ambos influencers buscan ayudar a las personas por medio de su contenido aunque no necesariamente tengan las herramientas adecuadas para hacerlo. Y es que ambos comentaron que la gente deposita confianza en ellos, revelando así el gran impacto que ellos tienen en la vida de los demás. Lo cual es interesante si se considera que en la encuesta diseñada para este trabajo, el 90.3% de los encuestados cree que los influencers tienen un impacto sobre sus seguidores.

Pregunta #14 de la encuesta titulada “Redes Sociales”. Realizada por Ana Paulina Cantú

Lo que sucede entonces con los influencers es que se convierten en personajes que, de alguna manera u otra, van a satisfacer las fantasías y necesidades de los usuarios de las redes sociales. El problema con esto es que las fantasías son efímeras y las necesidades de las personas no están bien identificadas porque no hay una reflexión sobre ello, por eso recurren a contenido de tipo motivacional que proveen influencers como estos.

Para concluir esta investigación, es interesante observar cómo las redes sociales son un espacio generador de fantasías y necesidades/ansiedades que sirven como plataforma para personajes como los influencers descritos en este trabajo. Y es que, mientras menos se cuestionen los efectos que las redes sociales tienen en el comportamiento humano, y mientras menos se repare en el impacto que los influencers tienen en las personas, no podrá haber un trabajo de introspección que lleve a las personas a identificar sus verdaderas necesidades, las cuales no pueden ser satisfechas por medio de la realidad virtual.

 

Referencias bibliográficas:

Abel, J. P., Buff, C. L., & Burr, S. A. (2016). Social Media and the Fear of Missing Out: Scale Development and Assessment. Journal of Business & Economics Research, 14(1), 33-44.

Dayton, T. (2009, September 26). Creating A False Self: Learning To Live A Lie | The Huffington Post. Retrieved from http://www.huffingtonpost.com/dr-tian-dayton/creating-a-false-self-lea_b_269096.html   

Marche, S. (2012, May). Is Facebook Making Us Lonely? – The Atlantic. Retrieved from https://www.theatlantic.com/magazine/archive/2012/05/is-facebook-making-us-lonely/308930/

Turkle, S. (2012, April 22). The Flight From Conversation – The New York Times. Retrieved from http://www.nytimes.com/2012/04/22/opinion/sunday/the-flight-from-conversation.html?_r=2&pagewanted=all

 

Leave a Reply